Noticias

Opioides y automóviles, una combinación peligrosa

Por febrero 22, 2019 Sin Comentarios

El daño causado por la epidemia de opioides ha alcanzado a las autopistas de EE. UU.: el porcentaje de accidentes de coche letales en que está implicado un conductor drogado con los potentes analgésicos se ha triplicado en los últimos 25 años.

El Dr. Guohua Li, coautor del estudio, señaló que los hallazgos “añaden información importante para comprender los efectos de onda de la epidemia de opioides, sobre todo su efecto adverso en la seguridad de la conducción”.

Li es director del Centro de Epidemiología y Prevención de las Lesiones en el Centro Médico de la Universidad de Columbia, en la ciudad de Nueva York.

Li explicó que los opioides recetados (como el OxyContin) “son potentes analgésicos que pueden provocar somnolencia, náuseas y deterioro de las funciones cognitivas y las habilidades psicomotoras, entre ellas una reducción en los tiempos de reacción, la alerta, la atención y la concentración”.

En promedio, apuntó, el impacto que los opioides recetados tienen en la conducción es comparable al de un consumo de alcohol con una concentración de alcohol en la sangre (CAS) de 0.05%. En la mayoría de los estados, una medida de CAS de 0.08 justifica una condena por “conducción bajo la influencia” (CBI).

De cualquier forma, Li enfatizó que cuando un individuo toma un opioide y se pone al volante, su conducta de conducción es inevitablemente menos segura. De hecho, el estudio mostró que el uso de opioides recetados multiplicaba el riesgo de provocar un accidente letal entre dos coches por más de dos.

Los hallazgos provienen de una revisión de datos de más de 18,000 accidentes letales entre dos coches que ocurrieron en Estados Unidos entre 1993 y 2016.

En esos accidentes, un 55% de los errores de conducción cometidos por los conductores que arrojaron un resultado positivo de opioides recetados implicaron no permanecer en su carril.

Li describió esto como “un error de conducción particularmente peligroso”. Y los investigadores determinaron que, de hecho, fue el factor clave en más de cuatro de cada 10 choques letales entre dos coches, lo que lo convierte en la causa más común de accidentes de coche letales.

Leer más aquí

Leave a Reply